lunes, 15 de enero de 2018

Alumnado con altas capacidades intelectuales: necesidades educativas


El alumnado con altas capacidades intelectuales presenta características diferenciales asociadas a:
  • sus capacidades personales, 
  • su ritmo y profundidad de aprendizaje, 
  • su motivación y grado de compromiso con las tareas, 
  • sus intereses o 
  • su creatividad. 
Su atención educativa debe realizarse en el marco educativo ordinario, y no sólo debe orientarse a la estimulación de su desarrollo cognitivo, sino que también debe contemplar un desarrollo equilibrado de sus capacidades emocionales y sociales

El alumnado con altas capacidades intelectuales es aquel que maneja y relaciona múltiples recursos cognitivos de tipo lógico, numérico, espacial, de memoria, verbal y creativo, o bien destaca especialmente y de manera excepcional en el manejo de uno o varios de ellos.

A efectos de clasificación, se considerarán tres grupos:
  • Sobredotación intelectual.
Nivel elevado (por encima del percentil 75) de recursos en capacidades cognitivas y aptitudes intelectuales como razonamiento lógico, gestión perceptual, gestión de memoria, razonamiento verbal razonamiento matemático y aptitud espacial, acompañado de una alta creatividad, igualmente por encima del percentil 75.
  • Talento complejo.
Combinación de varias aptitudes con un percentil superior a 80 en al menos tres capacidades cognitivas.
  • Talento simple.
Elevada aptitud o competencia en un ámbito específico (por encima del percentil 95).


Las necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE) del alumnado de altas capacidades intelectuales no son homogéneas, sino particulares de cada alumno o alumna concreto, y pueden manifestarse en función de circunstancias muy variadas (capacidades personales, momento evolutivo, condiciones ambientales, circunstancias familiares, etc.) en general, este alumnado necesita: 
  • Un ambiente rico y estimulante –dentro y fuera de la escuela– que permita desarrollar su capacidad creativa, desplegar sus habilidades y saciar sus ansias de saber, de conocer, de hacer, de intervenir, de controlar o de participar. 
  • Sentimientos de pertenencia al grupo de amig@s y de compañer@s. . 
  • Reconocimiento de sus logros y estímulo en la superación de obstáculos y retos planteados. 
  • Contactos y ocupaciones comunes con distintos grupos sociales, tanto a nivel escolar como de ocio. 
  • Destrezas relacionadas con la asertividad, control de la frustración, autoestima, etc., para un adecuado desenvolvimiento en sus relaciones interpersonales y sociales
  • Reconocimiento de las condiciones personales de los demás y las diferencias entre las personas como un valor positivo y enriquecedor
  • Una enseñanza adaptada a sus necesidades y ritmo personal de aprendizaje. 
  • Una oferta curricular flexible que le permita profundizar en los contenidos. 
  • Acceso a recursos educativos adicionales que complementen la oferta educativa ordinaria,apropiados a sus intereses, competencias y capacidades.   
  • Tareas con mayor grado de dificultad y extensión que las de su grupo clase, de mayor nivel de complejidad y abstracción.
  • Aprendizaje autónomo, basado en el descubrimiento y la investigación, desarrollando estrategias de acceso y búsqueda de información
  • Actividades que le supongan desafíos cognitivos así como retos personales y escolares,  evitando la realización de tareas repetitivas y/o reproductivas. . 
  • Realización de múltiples conexiones entre la información, la interrelación de ideas y contenidos de diferentes áreas y materias, la extracción de conclusiones, etc. 
  • Flexibilización de su enseñanza en aspectos tales como horarios, actividades, recursos, materiales o agrupamientos. 
  • Planificación y evaluación de su propio proceso de aprendizaje y hábitos adecuados de estudio. 
Artículo elaborado a partir de:

  • Instrucciones de 8 de marzo de 2017, de la Dirección General de Participación y Equidad, por las que se actualiza el protocolo de detección, identificación del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo y organización de la respuesta educativa