martes, 22 de mayo de 2018

Mejoramos la atención con laberintos



Los laberintos son un inmejorable recurso para mejorar la atención de nuestr@s alumn@s. 

Y si son tan bonitos, divertidos y originales como estos que os presento, la diversión y el aprendizaje están asegurados.
Os presento un recurso estupendo para mejorar la atención de vuestr@s alumn@s. 

Se trata de los laberintos, un pasatiempo clásico, pero en esta ocasión renovado gracias a unas divertidas ilustraciones y unos entramados geniales.

Están contenidos en un libro de la Editorial Saldaña, su título es: "Alrededor del mundo en 50 laberintos".


El libro tiene como protagonistas a Max, Millie y su perro Mojo, que realizan un viaje alrededor del mundo.

Nos presentan distintos escenarios ubicados en espacios geográficos y monumentos mundiales, por lo que como valor añadido, este libro tiene un valor didáctico relacionado con el conocimiento del medio social y cultural.

Los capítulos en los que está dividido son:
  1. En la cima del mundo: Ártico
  2. Paseando por la ciudades: Berlín, Venecia, China, Roma, Nueva York, Londres, Atenas, París
  3. Viaje oceánico: Triángulo de las Bermudas
  4. El salvaje oeste: monte Rushmore, Gran Cañón, Parque Yellowstone, Cataratas del Niágara
  5. Incas y otros: Nazca, Islas Galápagos, Lago Titicaca, Perú, Río de Janeiro
  6. A explorar: África

Interesantes ¿verdad? 

Realizar laberintos partiendo de una meta y buscando una salida requiere mantener la atención durante un periodo de tiempo, ayudando a mejorarla en casos de TDA-H así como mejorar la orientación espacial y coordinación óculo manual, ya que han de seguir un itinerario y buscar una salida.

Este libro además, tiene dos extras: junto a cada laberinto hay una serie de retos consistentes a buscar y encontrar unos determinados objetos o personajes en la ilustración. Por ejemplo: busca 5 jarrones griegos, 3 gatos grises sagrados y al cabalo de Troya. Os aseguro que esta actividad de investigación emociona a l@s niñ@s y mejora sus atención y percepción visual.

Me refería antes a que el libro presentaba dos extras, el primero lo acabáis de leer y el segundo consiste en que en todos los laberintos se ha escondido Ted, el gato rojo, y hay también que encontrarlo.
¿Qué os parece el libro? Aquí ha encantado y enganchado al personal con sus actividades de busca y encuentra y divertidas ilustraciones.


Y como no puede ser de otra manera, el último laberinto se ubica en la casa de los personajes.¡Un gran viaje!

¿Me dejáis vuestra impresión? ¿Usáis los laberintos en clase? ¿Los consideráis un buen recurso didáctico? Espero vuestros comentarios.